¿Las zonas de sombra de tu jardín presentan un aspecto apagado y vacío? No te preocupes, es una situación muy común, pero de fácil solución.

Existen numerosas posibilidades para crear diseños en las zonas sombrías de nuestro jardín o terraza y otorgarles un toque más natural, sin tener que renunciar, contrariamente a lo que se suele pensar, a disfrutar de hermosas flores, ¡y no solo en primavera!

Para que no te conformes con esas zonas apagadas y desnudas que tan poco te gustan, en esta entrada te presentaremos 8 plantas ideales para las zonas más sombrías. ¿Listo?
 

Las 8 plantas que no pueden faltar en las zonas de sombra de tu jardín:

 

1. AZALEAS

Estas plantas son perfectas para las zonas de sombra de tu jardín e ideales para plantar debajo de árboles y en zonas húmedas. Sus flores, que pueden ser de diferentes colores dependiendo de la variedad, poseen unos tonos muy vivos que aportarán a tu jardín mucha vida y colorido en primavera. Existen muchas variedades entre las que escoger las que más convengan a tus gustos.
 

2. BEGONIAS

Estas plantas necesitan sombra para desarrollarse y no soportan la luz del sol directamente, aunque sí necesitan temperaturas cálidas. Existen numerosas variedades con flores de diversos tamaños y diferentes colores, por lo que puedes crear una hermosa zona en tu jardín combinando algunas de ellas. Se desarrollan plenamente en suelos bien drenados, sin exceso de humedad.
 

3. HELECHOS

Los helechos se adaptan bastante bien a diferentes condiciones, pero deben estar en zonas de sombra y, sobre todo, en terrenos bastante húmedos. Sus tonos verdes y sus características hojas grandes concederán a tu jardín un toque silvestre, pudiendo también ubicarlos en macetas altas que permitan a sus hojas colgar libremente. También pueden ser una buena elección para interiores.
 

4. HORTENSIAS

Durante su floración, desde la primavera, las hortensias aportarán a tu jardín una belleza difícilmente equiparable. El color de sus flores, agrupadas en ramilletes al final del tallo, puede ser blanco, azul o rosa en función del pH del suelo. Originarias del Japón, estas plantas prefieren los climas templados y zonas húmedas, ya que la luz directa del sol marchita sus flores. Además, son más aconsejables para jardines grandes debido al volumen que pueden llegar a alcanzar.
 

5. ASTILBES

Su intenso follaje, similar al de los helechos, y sus peculiares flores plumosas la convierten en una muy buena opción para dar un toque de alegría a las zonas de sombra de tu jardín. Debido a su gran variedad de tonos, suelen plantarse en grupo para crear diseños y zonas diferenciadas. Requieren bastante humedad para vivir, por lo que deben regarse a menudo.
 

6. GARDENIAS

Las gardenias son de las plantas más usadas con fines ornamentales. El espectacular y brillante tono verde de sus hojas y sus flores blancas y muy olorosas otorgarán a tu jardín un toque clásico y elegante. Prefieren los terrenos con humedad abundante y tierras ácidas.
 

7. PETUNIAS

Estas plantas de sombra se caracterizan principalmente por sus flores en forma de embudo y porque están presentes en casi todos los tonos. Una de las principales ventajas es que florecen prácticamente a lo largo de todo el año, por lo que tu jardín no perderá los hermosos colores de estas flores.
 

8. CAMELIOS

El camelio, arbusto originario de China y del Japón, prefiere las zonas de sombra y los ambientes más bien húmedos. Sus flores, las camelias, son bastante grandes y las encontrarás en blanco, rosa y rojo (a veces jaspeadas). Además, su floración no se reduce a la primavera, por lo que podrás disfrutar de ellas durante varias épocas del año. Se debe prestar especial atención al riego, sobre todo en la floración, puesto que la falta de agua podría provocar que los capullos no se abriesen de forma adecuada.


Aquí te hemos presentado solo una pequeña muestra de todas las posibilidades disponibles para las zonas más sombrías de tu jardín. No olvides nunca elegir aquellas que más se adapten a las características del terreno disponible para que estas luzcan en todo su esplendor durante el mayor tiempo posible.