Seguro que has escuchado hablar en infinidad de ocasiones de los esquejes y de sus posibilidades, puede incluso que te hayan pedido alguno en alguna ocasión, pero ¿qué son los esquejes?

Cuando alguien desea obtener un esqueje significa que quiere una nueva planta con las mismas características de la planta en crecimiento. Un esqueje no es más que un fragmento de una planta que en jardinería se usa como método de multiplicación. La ventaja de este procedimiento es que este fragmento de la planta madre que eche raíces y se desarrolle de forma independiente será idéntico a esta, por lo que seguiremos conservando todas las características que esta poseía.

Ahora que ya hemos entrado en materia, os explicaremos más detalles de este procedimiento.
 

1. ¿Qué se necesita para hacer un esqueje?

- Una tijera de podar Anova para retirar el trozo que queremos que se desarrolle de forma independiente
- Un recipiente pequeño para introducir el esqueje
- Sustrato
- Hormona de enraizamiento que ayudará al esqueje a echar raíces
 

2. ¿Cómo se hace un esqueje?

Para realizar el esquejado, es fundamental que la planta de la que vayamos a sacar el fragmento se encuentre en fase de desarrollo. Aunque sí que es cierto que se pueden extraer esquejes de muchas partes de la planta (tallo, raíz o incluso hojas), lo mayoría de esquejes son tallos.

En primer lugar tomaremos un fragmento de la planta madre que se encuentre por debajo de un nudo. En principio, 10 cm serán suficientes para obtener una nueva planta, pero procura obtenerlos intentando no causar daños en la planta madre.


Una vez lo hayamos obtenido, retira las hojas de la parte inferior y deja solo unas pocas en la parte superior. A continuación, raspa la parte inferior del esqueje e introdúcela en la hormona de enraizamiento, ya que de esta forma aportamos una ayuda complementaria para su desarrollo. Por último coloca el esqueje en el tiesto o macetero previamente preparado con sustrato, que debe estar abundantemente humedecido (no encharcado).

Una vez hayamos realizado esta tarea, colocaremos el recipiente con el esqueje en una zona bien iluminada. Humedece a menudo el sustrato en el que se encuentra el esqueje ya que necesita bastante agua para poder echar raíces. Ten en cuenta que el tiempo que tarde en echar raíces dependerá tanto del tipo de esqueje como de las condiciones en las que se encuentre.


También es muy común introducir el esqueje en agua hasta que desarrolle raíces antes de plantarlo, pero dependiendo de la planta puede que este se pudra antes de que llegue a echar raíces.
 

3. ¿Cuándo se debe realizar un esqueje?

Lo más recomendable es realizar este procedimiento principalmente en primavera, dado que en esta estación las plantas se encuentran en condiciones ideales para desarrollarse y lo hacen con más ímpetu, tanto por la temperatura como por la condiciones de humedad necesaria para que enraíce. Estos factores ayudarán a que tus esquejes echen raíces antes para que puedas disfrutar de ellos una vez los hayas colocado en el lugar que le habías asignado.


Siguiendo esto sencillos pasos tendrás tus esquejes listos de forma sencilla y podrás empezar a disfrutar de tus plantas favoritas.