Disfrutar de un jardín bien cuidado en cualquier época del año es uno de los grandes placeres para todos aquellos amantes de la naturaleza y el descanso. A la hora del mantenimiento, posiblemente la herramienta más utilizada sea el cortacésped, pero existen otras muchas que nos ayudarán a mantener nuestro jardín en perfectas condiciones, como la desbrozadora o el cortabordes.

A simple vista una desbrozadora y un cortabordes pueden parecer herramientas similares o incluso idénticas. Sin embargo, a pesar de sus similitudes estéticas, estas dos máquinas de jardín han sido concebidas para realizar tareas diferentes y conviene tener en cuenta las finalidades de cada una en el momento de usarlas, tanto para obtener los resultados esperados como para evitar que sufran daños innecesarios derivados de un mal uso.

¿Todavía no conoces la diferencia entre ambas? En esta entrada te explicaremos sus diferencias y sus principales usos. ¡Presta atención!

Características de las desbrozadoras y los cortabordes

Características de las desbrozadoras

Las desbrozadoras son máquinas concebidas para cortar a ras de suelo, con hilo de nailon o con disco, las hierbas altas y más resistentes (zarzas o incluso vegetación semileñosa) que no se pueden cortar con ayuda de un cortacésped. También son muy útiles para segar la hierba en lugares de difícil acceso para tractores y cortacéspedes como pueden ser taludes o terrenos escarpados, en los que podremos usar modelos específicos para esta labor como pueden ser las desbrozadoras de mochila.

Las desbrozadoras suelen ser de gasolina, pero también las podemos encontrar eléctricas y pueden usarse tanto con cabezal de nailon como con disco de corte, dependiendo de las características de la vegetación que deseemos desbrozar. Asimismo, debido a su peso suelen venir equipadas con arnés para un manejo más cómodo. Su gran potencia les permite actuar ante casi cualquier tipo de vegetación.

Para zonas de monte o para terrenos más amplios es preferible el uso de desbrozadoras de gasolina, ya que obtendremos una mayor potencia y prescindiremos de cables.
 

Características de los cortabordes

Por su parte, los cortabordes son máquinas con una potencia mucho menor a la de las desbrozadoras y con una función mucho más específica. Los cortabordes se usan principalmente con una finalidad estética para retocar los rincones de más difícil acceso para los cortacéspedes. Así, nos serán de mucha utilidad para eliminar hierbas que sobresalen por escaleras, bordes de caminos, muros y contorno de árboles.

Estas máquinas suelen ser eléctricas o de batería, pero también podemos encontrarlas de gasolina. Su menor peso los convierte en máquinas ligeras y de fácil manejo, por lo que no suelen usarse con arnés. Además, los cortabordes trabajan únicamente con hilo de nailon (existen modelos de un solo hilo y modelos de dos).
 

¿Qué diferencia existe entre una desbrozadora y un cortabordes?

La principal característica diferenciadora es, como ya hemos visto, su uso: mientras que las desbrozadoras están concebidas para trabajos más pesados y en superficies amplias, los cortabordes se utilizan como complemento del cortacésped con el objetivo de mejorar los acabados, ya que otorgan una mayor precisión.

Debido precisamente a la mayor carga de trabajo para la que están pensadas, las desbrozadoras poseen una mayor potencia y un ancho de corte superior, tanto con el cabezal de nailon como con el disco. Por su parte, el cortabordes se encuentra más limitado en este sentido debido al propio diámetro del hilo, pensado únicamente para pequeñas tareas.

En resumen, si lo que necesitas es segar superficies de terreno más o menos amplias y con hierba resistente, tu máquina es la desbrozadora. Al contrario, si solo necesitas una ayuda para retocar zonas de tu jardín inaccesibles para el cortacésped, hazte con un cortabordes.

Por supuesto, recuerda siempre trabajar en condiciones de seguridad y con equipos de protección individual. ¡No olvides nunca que estás trabajando con máquinas de corte!